Sintecho en Japón: el país con menos gente sin hogar

My list

Autor | Eduardo Bravo

La definición de persona sin hogar no es sencilla, desde el momento en que el criterio que se emplea para determinarlo varía según los diferentes países del mundo. Para algunas administraciones las personas sin hogar serían simplemente aquellas que viven y pernoctan en la calle. Para otras, también entrarían en esa definición individuos que se ven obligados a dormir en refugios y centros asistenciales.

Otra catalogación considera homeless a aquellas personas que, tras independizarse, regresan a vivir temporalmente con sus familias por haber sufrido algún bache en su vida. Por último, también podrían ser personas sin techo aquellas que residen en viviendas no convencionales como, por ejemplo, caravanas o casas rodantes.

No obstante, en lo que parece no haber dudas es que Japón es el único país del mundo con una tasa próxima al 0% de personas sin hogar. Al menos eso es lo que indican los datos estadísticos de 2020, que culminan una asombrosa bajada iniciada en años anteriores.

¿Por qué hay tan poca gente sin hogar en Japón?

Aunque las personas sin hogar en el Japón actual son víctimas de la crisis económica del 2008, el problema de los homeless en el país asiático se remonta al estallido de la burbuja inmobiliaria de 1990. Una situación inédita en el Japón posterior a la Segunda Guerra Mundial que provocó el desplome de los precios de la vivienda, el colapso del sector de la construcción, la aparición de despidos masivos y, en último término, gente sin hogar.

Aunque en esa primera oleada el gobierno japonés no fue demasiado diligente, entre 2018 y 2020 sí que tomó medidas, lo que hizo que el porcentaje de sin techo en el país descendiera un 12%, pasando de 4.555 a 3.992 individuos, de una población total de más de125 millones. En otras palabras, un 0% (redondeado) de los japoneses.

El problema al analizar esos datos es que demuestran que una de las razones de este importante descenso no fueron solo los programas asistenciales diseñados especialmente para solucionar el problema, sino el estallido de la pandemia de COVID-19, que afectó a todo el mundo y obligó a decretar confinamientos en diferentes lugares, entre ellos, Japón.

El cierre de los cibercafés en grandes ciudades del país como Tokio, Osaka o Kioto impuesto por las autoridades dejó a las personas sin hogar sin un lugar clave para desarrollar su vida con cierto confort. Lejos de ser meros lugares donde conectarse a internet, los cibercafés japoneses suelen abrir 24 horas al día y tienen una amplia oferta de servicios, entre los que se incluyen juegos de ordenador, televisión, alimentación e incluso duchas.

homeless-in-japan-17

Para evitar que ese grupo de población se quedase aún más desamparada, las autoridades de Tokio -ciudad en la que se concentra el mayor número de personas sin hogar del país- decidieron ofrecerles alojamiento en aquellos hoteles que, debido a suspensión de los viajes turísticos, se encontraban vacíos. En otras localidades, como Saitama, también se habilitaron instalaciones municipales para acoger a esos ciudadanos como, por ejemplo, polideportivos.

Leyes para apoyar a la población sin hogar

Estas medidas puntuales derivadas de la emergencia mundial, el gobierno japonés se sumaron a otras medidas tomadas previamente -tanto punitivas como asistenciales- destinadas a erradicar el problema de los sin techo.

Según la legislación japonesa, la mendicidad es una actividad prohibida en el país que puede tener consecuencias penales. A esta situación de ilegalidad se suma un prejuicio socialmente extendido, que considera a las personas sin hogar responsables directas de su desgracia.

De hecho, fueron estos prejuicios los que, durante años, hicieron que se ignorase a este grupo de población y no se le aportase solución alguna para superar una situación que, debido a ese estigma social, hasta ellos mismos consideraban vergonzante. Tanto es así que muchos afectados rechazaban las pocas ayudasque se les ofrecían por considerarlas ofensivas.

No obstante, después de que la crisis económica de 2008 dejase a muchos japoneses en situaciones de vulnerabilidad, la percepción cambió y las autoridades se vieron forzadas a poner en marcha programas de ayuda social destinados a que esas personas, recuperasen la normalidad de su vida anterior.

Entre las iniciativas que se implementaron estaban cursos de formación para esos ciudadanos -muchos de los cuales rondaban los cincuenta años-, incentivos para la contratación de los mismos y subvenciones para pagar los alquileres de vivienda, todo ello sin olvidar ayudas directas de comida para las personas en situación de desamparo.

Sin embargo, no son pocas las asociaciones dedicadas a combatir la pobreza que han criticado el triunfalismo del Gobierno japonés en el tema de las personas sin hogar. Entre otras razones argumentan que esas medidas para sacar a la gente de la calle son insuficientes y, en ocasiones, llegan a ser inhumanas, como sucede en el caso del mobiliario urbano hostil, diseñado para que esas personas no puedan sentarse o dormir en la calle.

homeless-in-japan-18

¿Erradicar a los sin techo supone erradicar la pobreza?

El 7 de septiembre de 2013 el Comité Olímpico Internacional hizo pública cuál de las tres ciudades candidatas que habían llegado a la terna final -Tokio, Madrid y Estambul- acogería las Olimpiadas de 2020.

Finalmente la elegida fue la capital japonesa que, desde entonces, comenzó su particular carrera para tener listas en fecha y forma las instalaciones necesarias para la celebración de ese evento deportivo. Para ello, además de construir edificios, se embelleció la ciudad, lo que obligó a desmantelar los asentamientos de personas sin hogar que existían en diferentes enclaves de Tokio, como el parque Ueno.

La pandemia de COVID-19, sin embargo, forzó el retraso de los Juegos Olímpicos hasta 2021. Esto hizo que todas esas infraestructuras ya acabadas quedasen sin uso durante varios meses. Entre ellas, la villa olímpica, complejo formado por alojamientos y servicios para que los atletas residan en él durante la competición. A consecuencia de ese hecho, la organización no gubernamental Centro de Apoyo Moyai para la Vida Independiente inició una campaña de recogida de firmas online para pedir al gobierno japonés que fuera la villa olímpica, y no los hoteles privados, la que fuera utilizada para alojar a personas sin hogar.

homeless-in-japan-19

Aunque la petición superó las cincuenta mil firmas, la propuesta no fue aceptada por las autoridades que, sin embargo, sí se habían mostrado receptivas en el pasado con otras iniciativas de Moyai sobre las personas sin hogar y que tenían el objetivo a largo plazo de erradicar la situación de pobreza que sufría ese colectivo.

Como explicaba Rayna Rusenko, investigadora estadounidense de la Universidad de Sophia en Tokio, a la Agencia EFE, las medidas adoptadas por el gobierno de cara a los Juegos Olímpicos eran soluciones que ayudaban a paliar temporalmente la situación pero que no se centraban «en mejorar las causas reales de la pobreza, por lo que no es una solución permanente». Por ello, habrá que esperar si, pasadas las Olimpiadas y los efectos de la pandemia, ese 0% de personas sin hogar se mantiene o si era solo un espejismo.

Imágenes | Bin Massam, Cegoh, Vicart 26, Masashi Wakui

Related Content

Recommended profiles for you

Remember to activate your profile to network!
Activate profile
IF
Isabel Fernández albizuri
Lactalis
Product manager
maryam Arshadi
maryam Arshadi
University Student
I’m student
MT
Matthew Tribe
CRTKL
Creative Design Agency
jalusa  lopes
jalusa lopes
IDados
senior consultant
Ariadine Varreira
Ariadine Varreira
i94.Co™
CEO
Olatunji David
Olatunji David
African Smart Cities Innovation Foundation (ASCIF)
President/Founder........African Smart Cities Innovation Foundation (ASCIF)
HI
Haruka Imoto
World Bank
World Bank
Milagros Hurtig
Milagros Hurtig
Wien University
Co-founder Urban Femina Partner Urbanismo Vivo Freelance Placemaker
Wena wahyudi wena
Wena wahyudi wena
Otakiri Network
Strategic Corp Planner
DR
Diego Felipe Ramirez Lopera
Cruz Roja Colombiana Seccional Cundinamarca y Bogotá
Analista de Bienestar y Calidad de Vida
NC
Núria Ciller Rosa
Biblioteca de Cervelló
Auxiliar
EC
Evacholeva@yahoo.com Choleva
HPE
Poss
FG
Fernando González
ASIET
General Manager
CV
Carola Vega
IdenCity
Consultant
FC
Federico Cuomo
Università di Torino
PhD Candidate
Viviana Luna
Viviana Luna
Restaurante Rancho Grande
Ceo
Ruben Garnica-Minroy
Ruben Garnica-Minroy
Tecnologico de Monterrey
Assistant professor
Ad
André de Beisac
Stadt Augsburg
Smart City Manager
Margaret Simpson MBE FRSA
Margaret Simpson MBE FRSA
Scottish Borders Social Enterprise Chamber CIC
i have been the Director/CEO for nearly 2 decades
ZW
Zvi Weinstein
Israel Smart cities institute
Researcher & Consultant

Only accessible for registered users
This content is available only for registered users
TO: $$toName$$
SUBJECT: Message from $$fromName$$